Brotes de soja y wok, típicos de la cocina china

Brotes de soja

¿Sabías que no hablamos realmente de lo mismo cuando nos comentamos sobre la soja y los brotes de soja?… Pues si, resulta que los brotes de soja, que sí que es soja pero germinada, está considerada como verdura u hortaliza mientras que la soja no germinada se encuentra dentro del cajón de las legumbres.

Curiosidades aparte, lo cierto es que tanto la soja en sí como los brotes de soja son de los alimentos más típicos de la cocina oriental desde la antigüedad. Por ello están presentes, de una u otra forma, en muchas de sus recetas. Además hay que resaltar que los brotes de soja, son muy fáciles de digerir y poseen gran carga nutritiva tanto en cuanto a proteínas, a vitaminas, a minerales y a antioxidantes. Todo esto sin contar que poseen un sabor suave y peculiar que da un toque diferente a cualquier plato que los incluya.

Hablemos ahora un poco del wok, típico también de la cocina china, una especie de sartén, pero con mayor profundidad que las que usamos habitualmente (unos 10 centímetros), en la que podemos cocinar, más bien rehogar, con gran facilidad los alimentos en poco tiempo. Así no sólo no necesitaremos utilizar demasiado aceite sino que además, como por su forma el calor se reparte de forma uniforme por toda su superficie, es muy sencillo cocinar con él.

Wok para cocina china

Eso si, como cualquier recipiente antiadherente, has de cuidarlo a la hora de limpiarlo lavándolo sólo con agua caliente, no raspándolo y secándolo suavemente con una servilleta o un trapo de cocina.

Por cierto, ¿quieres preparar una receta cantonesa preparada en el wok y que tiene como protagonista a los brotes de soja?… ¡Aquí la tienes!:

  • Ingredientes:

– Unos 250 gramos de brotes de soja bien escurridos.

– 2 cebolletas troceadas.

– 2 rodajas de raíz fresca y pelada de jengibre.

– 2 cucharadas de aceite de maíz.

– Salsa de ostras (basta con una cucharada).

– Sal, una pizca.

  • Preparación:

– Lo primero que has de hacer es calentar previamente el wok para empezar a cocinar en él.  Una vez que esté caliente ya puedes verter en él las 2 cucharadas de aceite de maíz y mover el wok para que lo recorre de un lado al otro.

– Ya puedes comenzar a agregarle el resto de los ingredientes… Primero echaremos lo blanco de las cebolletas troceadas y, una vez que veamos que ya se está cociendo, añadirle los trozos de jengibre. Recuerda ir removiendo continuamente.

– Ahora vamos con los brotes de soja. Tras verterlos en el wok hay removerlos hasta que se noten ya que están cocinados, lo cual llevará por lo menos tres o cuatro minutos. Eso si, estos brotes han de quedar bien crujientes pero no secos, eso es importante recordarlo.

– Tras estos minutos ya podemos añadirle sal al gusto y el resto de los trozos de las cebolletas.

– Servir caliente en una fuente regado con la salsa de ostras.

Foto 1Vía: tugas.es

Imprimir

Tags:


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top