Arroz con hongos, plato del Norte de Italia

Arroz con hongos

Si bien cada vez que se nombra la gastronomía italiana, uno tiende a asociarla con las pastas, pizzas, lasañas y salsa pomodoro, también existe otro tipo de comida típica e ingerida el Norte de Italia (especialmente las regiones de Lombardía, Piemonte y Veneto) como lo es el “risotto”.

De origen italiano, esta especie de “minestra asciuta” (sopa seca), está hecho a base de arroz de grano corto (de poco almidón) sumergido en caldo de pollo o verdura, el cual suele servirse de manera mantecosa o cremosa. Lo importante es que quede al punto justo, al dente. Es así, que hoy os dedicaremos a la receta de cómo preparar un delicioso risotto de portobellos y setas.

Ingredientes para 4 comensales:

  • 300 gramos de arroz tipo Arbório o Carnaroli
  • 2 cebollas grandes
  • 4 ajos
  • 300 gramos de portobellos
  • 1 taza de setas deshidratadas
  • Caldo de verduras o pollo (queda a gusto de vosotros)
  • Manteca
  • 1 latita de azafrán
  • Queso parmesano (o cualquiera semiduro)

Preparación:

– Previamente a comenzar con la elaboración de la receta, debéis tener hecho el caldo y el resto de los ingredientes ya cocidos, preparados para añadir.

– Ahora si, picar la cebolla y los ajos en cuadraditos pequeños.

– En un bol, agregar las setas para remojar en agua fría y dejar reposar durante aproximadamente media hora. Luego picar en tiras finas.

– Cortar los portobellos en láminas y saltearlos en una cucharada de cebolla picada en una sartén con manteca, sal y pimienta. Retirar y reservar.

– En la manteca sobrante, rehogar la cebolla y los ajos. Cuando esté transparente, incorporar el arroz, salpimentar y cocinar durante dos minutos revolviendo constantemente (de esta manera se comienzan a mezclar los sabores).

– Agregar un cucharón de caldo y seguir revolviendo (siempre a fuego suave). De a poco, continuar con más líquido hasta obtener el arroz al punto dente (15 a 20 minutos). Por último añadir el azafrán.

– A continuación, lanzar los portobellos ya salteados y las setas hidratadas. Seguir revolviendo hasta que tome el punto que os deseen.

– Previamente a servir el plato, podéis incorporar un poco de manteca y queso para aumentar la cremosidad. Acompañar con un buen vino y listo! Buen provecho!

Foto: Cocina y ciencia

Imprimir

Tags: ,


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top