Tamales salteños, fáciles y rápidos

Tamales salteños

Hasta el momento no se nombró profundamente una de las gastronomías más reconocidas en América del Sur: la cocina en la provincia de Salta, Argentina. Vale mencionar que la misma anualmente suele recibir infinidades de turistas, por lo que es sagrado señalar que entre las comidas típicas salteñas, podéis deleitar desde empanadas artesanales, pasando por las humitas, locro y los deliciosos tamales.

Focalizándonos principalmente en los tamales (palabra proveniente de “tamalli” lo que significa envuelto), es necesario destacar que se trata de una masa rellena con sabrosos ingredientes como por ejemplo carne de vaca, cerdo o charqui cocinados generalmente al vapor (previamente atados).

Podemos decir entonces, que su origen en territorio argentino se extiende en tiempos de colonia, cuando los conquistadores españoles importaron desde México esta deliciosa comida, la cual es de muy fácil preparación, ideal para reuniones con la familia, amigos o pareja.

Ingredientes:

  • 400 gramos de harina de maíz
  • Sal
  • Pimienta
  • 50 gramos de manteca (o margarina)
  • 300 gramos de zapallo
  • 1 cebolla
  • 50 gramos de grasa vacuna (o margarina)
  • 750 gramos de carne picada de vaca
  • 1 cucharadita de extracto de tomate
  • 1 cucharadita de ají molido
  • Aceitunas verdes (a gusto)
  • Pasas de uva (a gusto)
  • 3 huevos (hervidos)
  • Hojas de chala (cantidad necesaria)

Preparación:

-Colocar en una cacerola un litro de agua y llevar a ebullición junto con sal y manteca. Cuando rompe el hervor incorporar la harina de maíz en forma de lluvia y cocinar revolviendo constantemente con una cuchara de madera.

-Una vez que se logra una consistencia cremosa, añadir el zapallo (previamente hervido y pisado) y continuar mezclando.

– Mientras tanto, saltear unos 3 minutos en una sartén la cebolla finamente picada con grasa o margarina y agregar la carne, el extracto y los condimentos. Retirar.

– Ahora si, esparcir sobre una chala una porción de polenta, por encima una cucharada de carne y por último, añadir algunas aceitunas, pasas de uva y un pedacito de huevo duro. Tapar con otra capa de polenta y envolver la chala en forma de paquete. Atar bien y cocinar en agua con sal. Este procedimiento debéis hacer con cada chala. Servir bien caliente y acompañar con un buen vino tinto.

Foto: Cardon

Imprimir

Tags:


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top