Rosquillas tontas y listas, tradición madrileña

Rosquillas tontas y listas

Durante el período entre el primero de Mayo y las Fiestas de San Isidro Labrador, las rosquillas tontas y listas son uno de los dulces más consumidos en la gastronomía madrileña. De esta manera, hace muchos años que tales fiestas solían acompañarse con diferentes tipos de rosquillas que se vendían en los estantes y hoy en día, es una de las recetas más fáciles que podéis preparar en casa.

En cuanto a las características de estos dulces, os comento que están compuestos de la misma base y su gran diferencia radica en que las rosquillas tontas no poseen ningún acabado y tampoco están bañadas, mientras que las listas si se bañan con azúcar fundido.

Pues sin más demoras, pasemos ahora directamente a la receta de rosquillas tontas y listas de Madrid ideada para unos 6 comensales. Eso si, de ser posible, os recomiendo acompañarlas con un rico vino blanco de Arganda.

Ingredientes:

  • 250 gramos de harina
  • 100 gramos de azúcar
  • 4 huevos
  • ½ cucharadita de levadura en polvo
  • ½ taza de anís
  • 1 cucharadita de anises
  • 1 piel de limón
  • 6 cucharadas soperas de aceite de oliva

Preparación:

– Colocar las seis cucharadas de aceite en una sartén y llevarla a fuego suave. Cuando comience a estar caliente, añadir la cáscara de limón y dejarla a fuego durante unos 10 minutos. Retirar la cáscara de limón y desecharla. Dejar enfriar el aceite.

– Luego, tomar otra sartén y agregar la cucharadita de anises y tostarlos dándole movimiento en el mortero mientras os machacáis hasta hacerlos polvillo.

– Batir en un bol profundo tres huevos junto con el azúcar hasta observar que se forme una consistencia espumosa y ahora si, añadir la levadura en polvo, el aceite frito, los anises, la copa de anís y la harina. Mezclar hasta tener una masa homogénea.

– En caso de ser necesario, podéis aumentar la cantidad de harina. Tapar el bol con un paño y dejar reposar la masa por una hora en la nevera o lugar fresco.

– Engrasarse las manos con un poquito de aceite y separar la masa en doce partes. Formar bolas con las manos, aplastarlas un poquito y hacer un agujero en el medio de cada una para darles forma de rosquillas.

– A continuación, engrasar una bandeja para horno y colocar las rosquillas de forma que queden separadas unas de otras. Batir los huevos restantes y pincelar cada ejemplar. Calentar en horno a media potencia por unos 20 o 30 minutos, hasta que observéis que están doradas en la parte superior.

– En el caso de las rosquillas tontas recuerden que no llevan ningún bañado, pero las tontas si. Para ello tomar una pequeña porción de azúcar, jugo de limón y huevo y batir en un pequeño bol. Pintar las rosquillas con dichos ingredientes y llevarlos por unos 3 minutos más a horno. ¡Listo!

Foto: Lo que se ve en Madrid

Imprimir

Tags:


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top