Bunyols de vent, dulce de Cuaresma

Bunuelos Emporda

En esta ocasión, y tras largas semanas de viaje por todo el planeta, este post vuelve a prestar atención a las recetas de nuestro país. En concreto, la propuesta del día se detiene en una de las especialidades de repostería más apreciadas en Cataluña, y cuyo consumo coincide con el inicio de la Cuaresma: los deliciosos “bunyols de vent”, también conocidos como “bunyols de l’Empordà” (por la zona de la que son típicos).

Durante estos días, y hasta pasada la Pascua, las panaderías y pastelerías catalanas se llenan de esta deliciosa especialidad, que suele hornearse únicamente los miércoles y los viernes a primera hora. En la medida de lo posible, es muy importante consumir estos dulces recién horneados, ya que su masa se endurece muy rápidamente.

El único pero de estos buñuelos es su alto valor calórico que, no obstante, es coherente con esta época del año, en la que tradicionalmente se prohibía el consumo de carne. Veamos la receta para elaborar estos deliciosos buñuelos.

Ingredientes:

  • 750 g de harina
  • 500 ml de aceite de oliva o girasol
  • 300 g de azúcar
  • 3 huevos
  • 1 vaso de leche
  • 1 limón
  • 70 g de anís
  • 15 g de levadura en polvo
  • azúcar
  • canela
  • una pizca de sal

PREPARACIÓN

· En un bol, mezclar un par de cucharadas de harina, un pellizco de sal, la levadura y medio vaso de leche. Con la masa resultante, formar una bola consistente. Poner a continuación la harina en un plato, colocar la bola encima y cubrirla con un trapo hasta que ésta haya duplicado su volumen inicial.

· En otro recipiente, mezclar concienzudamente la harina restante con el aceite, el otro medio vaso de leche, los huevos, el azúcar, la piel de limón rallada, el anís y un poco de canela. Una vez que la masa sea homogénea, trabajarla con la bola anterior, hasta conseguir una pasta elástica y esponjosa. Dejarla reposar durante 3 horas.

· Transcurrido este lapso, espolvorear la encimera con harina y formar pequeñas bolas con la mano. Freírlas en una sartén con aceite muy caliente, hasta que se doren. Retirarlas y ponerlas sobre papel de cocina absorbente.

· Servir los buñuelos tibios o fríos, bien recubiertos de azúcar.

Foto vía: latataconxi.com

Imprimir

Tags: , ,


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top