Tarkari dahl: el plato nacional nepalí

Tarkari dahl

Otro país que debuta en este blog es el misterioso Nepal. Situado en el corazón del Himalaya, los fogones de este cautivador país guardan numerosas similitudes con los de la vecina India.

Entre las coincidencias existentes, se cuentan el innegable protagonismo que ejercen los productos vegetarianos. Sin ir más lejos, en suelo nepalí está prohibida la importación de carne de buey, ternera o cordero por motivos religiosos. De ahí que las legumbres, frutas y verduras ejerzan un papel preponderante, junto con los huevos y los productos lácteos (en contra de lo que se suele creer, su utilización está permitida).

En cualquier caso, si existe una receta estrella, ésta es el tarkari dahl. Esta fórmula jamás falta en una mesa de Nepal, servida como acompañamiento del menú o como plato único, consumido con una guarnición a base de arroz. Su ingrediente principal es el dahl, una pequeña lenteja de color amarillento que sólo se cultiva en Oriente. A continuación, una receta para elaborar esta rica especialidad.

Ingredientes (para 4 personas):

  • 300 g de hortalizas variadas al gusto, cortadas en juliana
  • 225 g de mung dhal o, en su defecto, lentejas partidas
  • 50 g de mantequilla
  • 1 yogur o 125 ml de nata (opcional)
  • 1 hoja de laurel
  • 1 ramita de canela
  • 1 pellizco de cúrcuma
  • 1 poco de jengibre
  • comino en gramo
  • sal y perejil picado al gusto

PREPARACIÓN:

· En primer lugar, poner a hervir en una olla 2 litros de agua. Cuando se llegue al punto de ebullición, agregar las lentejas (previamente puestas en remojo durante unas horas) con la canela y la hoja de laurel.

· Una vez vuelva a hervir, cubrir parcialmente la olla, rebajar la potencia de la llama a fuego medio y dejar cocinar por espacio de unos 20 minutos, hasta que las dahl estén tiernas.

· Agregar la cúrcuma, el jengibre y la juliana de hortalizas, tapar y dejar al fuego hasta que el potaje esté tierno.

· A continuación, fundir la mantequilla en una sartén y sofreír el comino. Si se desea, se puede incorporar un poco de nata o yogur.

· Por último, verter el preparado en la sopa y añadir sal y perejil al gusto. Servir caliente.

Foto vía: Rogue Chef

Imprimir

Tags: ,


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top