Scones, un toque inglés en tu merienda

Scones

Aunque los conocidos como “scones” están considerados como típicamente ingleses, lo cierto es que son originarios de Escocia. Hoy en día, de todas formas, es bastante habitual consumirlo en desayunos o a media tarde no sólo en el Reino Unido e Irlanda, sino también en otros países de habla inglesa como Australia, EEUU o Canadá.

Los “scones” suelen estar elaborados con harina de trigo, aunque también puede utilizarse harina de centeno o de avena, entre sus otros ingredientes básicos. Otros elementos que se pueden incorporan en su elaboración son arándanos, pasas o incluso queso troceado con lo que se le agrega un toque salado.

De forma redondeada por lo general, se presentan enteros o abiertos por la mitad si son altos para que se le puedan untar con mantequilla o mermelada.

Scones

¿Te animas a prepararlos?

Ingredientes:

  • 250 gramos de harina
  • 30 gramos de azúcar
  • 50 gramos de mantequilla
  • 2 huevos
  • 180 ml de leche
  • Una pizca de sal
  • Un sobre de levadura en polvo
  • Uno o dos huevos batidos (paso final antes de meter en el horno)

Elaboración:

– En un bol, verter la harina y añadirle la levadura, la mantequilla (procura que no esté demasiado fría para que se pueda manipular con facilidad) y una pizca de sal.

– Mezclarlo todo lo mejor posible.

– Añadir la leche y el azúcar, volver a mezclar y amasar hasta obtener una masa homogénea. En este paso puedes añadirle, si quieres, pasas o arándanos, o incluso trocitos de queso.

– La masa obtenida hay que envolverla en papel celofán y dejarla reposar en la nevera durante media hora.

– Mientras reposa la masa, poner a pre-calentar el horno a 220 grados y untar la bandeja para el horno con mantequilla.

– Pasados los 30 minutos, sacar la masa, volver a amasarla durante unos minutos y luego extenderla con la ayuda de un rodillo dejándola con 2 centímetros de alto.

– Con un vaso hacia abajo, o con un molde si se tiene a mano, ir cortando círculos que hay que ir colocando en la bandeja para el horno. Cuando ya no sea posible cortar más círculos, volver a amasar, a aplanar dejando 2 centímetros para aprovechar el resto de la masa.

– Untar todos los bollos con huevo batido ya en la bandeja misma y meter la bandeja en el horno.

– Tenerlos en el horno a unos 200 grados entre 12 y 15 minutos, hasta que se vean dorados.

– Servir calientes acompañados de mermelada y/o mantequilla.

Fotos Vía: Crayonmonkey

Imprimir

Tags: ,


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top