Kottbullar, las famosas albóndigas suecas

 köttbullar, albondigas suecas

No se puede decir que la cocina sueca sea muy variada. Es más, vas a Dinamarca, Noruega o cualquiera de los países escandinavos y todo es casi lo mismo pero con ligeras variantes. En su favor hay que decir que a pesar de no contar con muchos platos, todos (al menos los que yo probé) son excelentes.

De dichos platos me quedo sin duda con las köttbullar. Para muchos suecos es el plato típico del país, de ahí que las podéis ver en cualquier restaurante. En realidad son albóndigas suecas recubiertas con salsa o mermelada de arándano rojo. Se elaboran con carne picada de vaca, aunque como es habitual en cada casa se pueden cocinar de una manera diferente. La salsa, por ejemplo, siempre suele ser a gusto del consumidor.

– Ingredientes

  • 500 gramos de carne picada (vacuna o mezclada con carne de cerdo)
  • Huevos
  • Leche o crema de leche (al gusto)
  • una cebolla
  • pan rallado
  • 100 gramos de mantequilla
  • pimienta blanca molida
  • sal

– Elaboración

– En primer lugar cortamos la cebolla y la salteamos en una sartén con un poco de mantequilla o aceite, hasta que adquiera un ligero color morado.

– A continuación en un recipiente se vuelca la carne picada, el huevo batido, la leche o crema de leche, la cebolla salteada y el pan rallado. A toda la mezcla se le agrega la pimienta blanca molida y la sal.

– Este contenido se mezcla y se amasa con las manos hasta que quede una pasta homogénea. Con esta pasta se da forma a las albóndigas, que se colocan en un plato y se meten en la nevera al menos una hora.

– Pasado este tiempo se llevan a la sartén rociada con mantequilla fundida. Se recomienda que las albóndigas no se toquen las unas con las otras y que tampoco se llene demasiado la sartén, ya que si no en vez de cocinarse se absorberían.

– En unos diez o quince minutos estarán listas para ser servidas.

La salsa que las acompaña la podemos hacer nosotros a nuestro gusto. Hay quien usa mermelada de arándanos rojos, hay quien no le echa salsa y acompaña las albóndigas con puré de patatas, o incluso con el caldo sobrante de la sartén.

Como veis, las köttbullar no tienen ningún secreto. Son las albóndigas de toda la vida, pero con su pequeño toque sueco.

Foto Vía: semiswede.com

Imprimir

Tags: ,


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top