Probando la cocina de Rumanía

Tochitura

Para quienes planeen visitar Rumanía y se estén preguntando cómo es su gastronomía, podemos decir en pocas palabras que se trata de una cocina rica, variada y muy artesanal, en la que tiene gran importancia la calidad de las materias primas, además de que muchas recetas requieren de cierta experiencia para su elaboración. Por otra parte, podemos encontrar algunos platos que tienen mucho en común con recetas de España, así que si sois partidarios de la dieta mediterránea, comer en Rumanía resultará todo un placer.

En la gastronomía rumana hay una gran gran variedad de platos, en los que abundan las carnes, aunque esta condición cambia a una preferencia sobre los pescados en la región del Delta del Danubio. Por otra parte, las verduras están presentes prácticamente en todos los platos. También se pueden apreciar las influencias de otras cocinas, sobre todo de países como Turquía, Grecia, Serbia, Hungría y Alemania. Algunas de sus recetas típicas tienen un lejano origen histórico, como por ejemplo la plăcintă, un pastel que se viene preparando desde los tiempos de la Roma imperial.

La carne más usada en la cocina de Rumanía es la de cerdo, de hecho existe un dicho popular que traducido viene a decir: el mejor pescado es siempre el cerdo. Como ejemplo podemos mencionar las diferentes salchichas que se elaboran con cerdo, unas con la carne (cârnaţi), otras con los intestinos e hígados (caltaboşi) o el piftie, que se hace con la cabeza y las patas. Otro tipo de carne muy utilizada es la de vacuno, y ya en menor medida también podemos encontrar platos con cordero, éste último usado tradicionalmente en platos que se elaboran durante la Semana Santa.

Los quesos en Rumanía tienen una larga tradición, habiendo formado parte de su gastronomía durante toda su historia, siendo elaborados con distintas materias primas. Encontramos quesos de vaca (Dalia, Nasal) , de oveja (Dobrogea, Penteleu, Brinza), de búfalo y en algunas ocasiones utilizando mezclas de dos de ellas (como el Nasal, el Telemea y el Teleorman). El queso más apreciado por los turistas es el Kashkaval, cuya receta se ha utilizado desde tiempos de los romanos y que se elabora a partir de leche de vaca u oveja, pudiendo también presentarse como una combinación de ambas. La particularidad es que se sirve empanado y frito, por lo que no es recomendable si tenemos un poco alto el colesterol.

Las bebidas en Rumanía tienen como principal protagonista al vino, profundamente arraigado en la tradición, posiblemente fruto de la temprana influencia de los romanos. Algunos vinos elaborados aquí cuentan con reconocimiento internacional por su calidad, en especial los procedentes de las viñas de Cotnari, Lasi o las de Husi, siendo en ocasiones producto de especies de uva autóctonas. Entre las marcas de vino más reconocidas se encuentran Fráncusa, Feteasca Alba, Bohotin, Zghihara, Merlot o Feteasca Neagra entre otros muchos.

Los licores también son parte de la tradición rumana, siendo uno de los más representativos la tuica, elaborado a base de ciruelas y con una alta graduación. Otro licor típico es la palinca, que es típica del norte de Transilvania y en cuya fabricación se pueden utilizar peras, albaricoques y ciruelas. Por otra parte, la cerveza es muy popular, tanto en marcas nacionales como extranjeras, y es una alternativa barata si queremos salir pero no tenemos demasiado presupuesto.

Un aviso, si vamos a pedir agua sin gas en algún establecimiento, debemos especificarlo, ya que la norma es beber agua con gas. Por otra parte, es tradición el tomar el café solo, ya que por costumbre solamente se sirve con leche en el desayuno, siendo el café turco el más consumido en Rumanía.

Foto vía: locuridinromania

Imprimir


1 comentario

Comments RSS

  1. patricia vasquez dice:

    me encanta gracias dios me los guarde

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top