Crepes de espinacas con bechamel

Crepes de espinacas

Utilizar las crepes como plato salado es una idea original de la gastronomía francesa, siendo la misma receta que las crepes dulces pero sustituyendo el azúcar por la sal, y generalmente se utiliza harina de alforfón para su elaboración. Su sabor y consistencia dan mucho juego en la cocina, admitiendo una gran variedad de ingredientes para su relleno, igual que sucede con los llamados panqueques, mucho más gruesos que las crepes tradicionales.

En el caso de hoy os daremos la receta más básica, a la que podréis añadir en el futuro los ingredientes que más os gusten, incluso podéis sustituir las espinacas por otras verduras, todo depende de vuestro gusto. Se trata de una receta que nos llevará aproximadamente entre media hora y 40 minutos, puede que menos si ya tenemos práctica, y no necesita de ingredientes complejos de encontrar.

INGREDIENTES

Aquí tenéis la lista de ingredientes necesarios para dos personas:

– 150 gramos de harina
– 440 centilitros de leche entera
-2 huevos
-250 gramos de espinacas congeladas
– Aceite
– 1 diente de ajo

Estos son los ingredientes para la bechamel:

– Mantequilla (60 gramos)
– Harina de trigo (60 gramos)
– Leche entera (800 mililitros)
– Pimienta
– Nuez moscada
– Sal

ELABORACIÓN

Este es el modo de preparación de las crepes:

– En primer lugar necesitaremos una batidora para mezclar bien la leche, los huevos y la harina hasta conseguir una masa homogénea y libre de grumos.

– Ahora aceitamos el fondo de una sartén (mejor si es anti-adherente) y vamos haciendo las crepes poco a poco, vertiendo un poco de masa (hasta cubrir el fondo) cuando veamos que la sartén está bien caliente y extendiéndola de manera uniforme.

– A medida que vayan saliendo las iremos reservando. Tendremos que darles la vuelta con sumo cuidado para evitar que se rompan, con la práctica será cada vez más fácil.

– Tomamos las espinacas y en caso de ser congeladas las hervimos unos 3 minutos en agua con sal, si son frescas bastará con saltearlas con aceite, sal y un diente de ajo picadito durante un minuto hasta que pierdan volumen.

– Ahora iremos tomando las espinacas y rellenando las crepes a modo de rollitos, disponiéndolas en una bandeja de horno a la espera de recubrirlas con la bechamel y después gratinarlas en el horno.

Esta es la receta de la bechamel:

– Ponemos a hervir la leche en un cazo, cuando llegue al punto de ebullición la reservaremos.

– Ahora, en un cazo aparte derretiremos la mantequilla y cuando esté líquida agregaremos la harina y lo mezclaremos bien hasta conseguir una masa sin grumos.

– Cuando se haya mezclado bien añadimos la leche caliente y continuamos removiendo hasta que espese y tome consistencia.

– Finalmente le daremos el punto de sal y pimienta a nuestro gusto, y por último le añadimos una pizca de nuez moscada.

CONSEJOS

– Podemos añadir cebolla cruda picada muy fina a la bechamel una vez que esté lista, lo que le dará un toque más jugoso.

– El relleno de espinacas admite muchos añadidos, tales como verduras (pimiento, cebolla, zanahoria, berenjena), gambas, salmón e incluso virutas de jamón serrano o bacon. El límite es nuestra imaginación.

– A la hora de gratinarlos en el horno podemos espolvorear queso rallado por encima, para hacer más crujiente y sabrosa la costra superior.

Foto vía: cocinademoli

Imprimir

Tags: ,


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top