Croissant, un clásico de la repostería

croissant

El croissant es uno de los elementos más famosos de la repostería, con presencia en los puntos más distantes del planeta. Según el lugar en que nos encontremos, podremos hallarlo como cruasán, en España, y cachitos, medialunas, cangrejos o cuernitos, en diversos países de América Latina.

Muchas personas creen que el croissant es francés, tal vez por el idioma en que se encuentra su nombre, pero la realidad es que el origen de esta delicia de la pastelería es austriaco.

Se elabora con masa de hojaldre, levadura y mantequilla, y debo alertaros que prepararlo no es cosa sencilla. Si bien no reviste demasiada dificultad para quienes estén familiarizados con la pastelería, sí requiere de nosotros mucha paciencia y tenacidad para seguir cada uno de los pasos que componen su receta. Y, a propósito de ella, vamos a verla ahora mismo.

CROISSANTS

Ingredientes para la masa

• 1 kg. de harina
• 120 grs. de azúcar
• 20 grs. de sal
• 470 cms. cúbicos de agua
• 100 grs. de manteca
• 1 huevo
• 60 grs. de levadura en pasta

Ingredientes para el empaste

• 400 grs. de manteca

Dificultad: media

Elaboración

• Unir los ingredientes de la masa y reunirlos de manera uniforme, amasando hasta que la preparación sea suave y homogénea.
• Dejar reposar durante 1 hora y colocar en la heladera durante 3 a 4 horas.
• Retirar la masa y estirarla en forma rectangular.
• Tomar los 400 grs. de manteca del empaste y colocarlo entre dos hojas de nylon.
• Estirarlo con un palo de amasar, dándole forma rectangular, hasta que tenga el tamaño equivalente a un tercio del rectángulo de masa, aproximadamente.
• Retirar el nylon de la manteca estirada y colocarlo sobre un extremo de la masa, haciendo un repulgue para evitar que se escurra por los lados al estirar la masa.
• Doblar la masa dos veces, dejando en el interior la manteca.
• Cubrir con el nylon y llevar al refrigerador durante 30 minutos.
• Reiterar la operación tres veces, doblando la masa siempre dos veces, de la misma forma que la primera vez, y llevando al refrigerador otros 30 minutos.
• Finalmente, estirar la masa y cortarla en triángulos.
• Enrollar cada uno de estos triángulos presionando en los extremos, y dejando una de las puntas del triángulo en el centro, de modo que adquiera la característica forma del croissant.
• Colocar en una placa para horno limpia y llevar a horno a 240º durante 12 a 15 minutos.

Foto vía: Sabor de familia

Imprimir

Tags: ,



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top